Smoothies

Prepara tu mejor smoothie

Smoothie de avena y chocolate

Smoothie de avena y chocolate

No todos los smoothies son fríos. En invierno, te puedes hacer este smoothie calentito para desayunar y estar la mar de bien. Y aunque sea de chocolate, está hecho con ingredientes saludables y cargados de fibra y proteína. Además, es vegano, sin gluten y sin lactosa.

Seguro que desayunando este smoothie, no te entra el hambre a media mañana, porque tiene avena, que es sacian. Y además tiene chocolate, perfecto para subirte las endorfinas y empezar el día con alegría.

Si tienes un antojo de dulce, no dudes en recurrir a este tipo de alimento, que saciará tu sed de dulce, pero no tiene azúcares añadidos.

El cacao es negro y sin azúcar, y el endulzante es natural. Y no creas que es tan malo consumir chocolate para desayunar. Realmente puede ayudarnos a prevenir el pica pica del resto del día, saciando nuestras ansias de comer comida basura durante el resto del día.

Lo más probable es que si no tomas algo dulce para desayunar, vuelvas una y otra vez a la cocina a por algo que te sacie después de desayunar.

Es como si estuvieses tomando una taza de chocolate caliente, pero con ingredientes naturales y saludables, como los copos de avena, cacao desgrasado, o leche de almendras.

Tiempo total: 10 minutos

Ingredientes para 1 persona:

  • 300 ml de leche de almendras con vainilla
  • 16 g de chips de chocolate
  • 1 cucharada (15 ml) de jarabe de arce o miel (o cualquier edulcorante líquido)
  • 40 g de copos de avena
  • 2 cucharadas (10 g) de cacao en polvo sin azúcar
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:

La noche anterior, ponemos todos los ingredientes (excepto los chips de chocolate) en el orden indicado a la jarra de la batidora. Lo tapamos con su tapa y lo introducimos en el frigorífico toda la noche o por lo menos 3 horas.

Este paso no es absolutamente necesario, pero ayudará a que la avena se reblandezca y se mezclará mejor. Pasado el tiempo, batimos con las cuchillas a velocidad alta hasta que todo se haya triturado y tenga una consistencia suave y cremosa.

Para calentar el smoothie, transferimos el smoothie a un cazo a fuego medio. Añadimos los chips de chocolate y lo calentamos hasta la temperatura que queramos que esté.

Si vemos que el smoothie se ha espesado demasiado, le podemos añadir un poco más de leche de almendras para que se diluya.

Cuando se caliente, lo vertemos sobre nuestra taza preferida y lo decoramos con más chips de chocolate o lo que queramos.

No recomiendo añadir líquidos calientes a la jarra, ya que puede ser peligroso.